top of page
  • Foto del escritorGuillem Vallet

Rumanía y los límites del esfuerzo individual

Un proyecto de grupo en la escuela, la universidad o el trabajo sólo puede llegar hasta cierto punto cuando no toda la gente pone de su parte. Ese parece ser el caso de Rumanía este año en Eurovisión.

Theodor Andrei, representante rumano en Eurovisión 2023. (Teodora Ungureanu)

Selecția Națională 2023 no fue una buena preselección.


Tras los problemas del año pasado con el desproporcionado peso del jurado en la votación y la eliminación de grandes favoritas del televoto, Rumanía acabó enviando una de las dos propuestas con algo del apoyo restante de los espectadores, la pegadiza Llámame de WRS. Pero su relativamente buen resultado, colándose en el Top 20 de la final tras haber sido pronosticada como un tema que se quedaría en la semifinal, sería, al menos, un aliciente para continuar por un camino de recuperación tras los NQ de 2018 a 2021. Y entonces llegó el escándalo de los jurados en la semifinal, en el que Rumanía formaba parte. Irónicamente, un intento de trampa completamente innecesario, pues WRS iba camino de la clasificación sin necesidad de amañar los votos.


Desde ese momento, Rumanía parece que definitivamente ha dejado su época dorada atrás, y que no tiene, de momento, nada pensado para volver a ella. Pero este país no es pequeño, y para la preselección de este año se confió en hacerla 100% televoto. Los números subieron, pero no fueron los esperados, trayendo una audiencia ínfima. Eurovisión está de capa caída en el país balcánico y los artistas de renombre no quieren tener nada que ver con el festival. Ríete tú de la situación española.


Encabezado del comunicado que emitió la TVR sobre la posibilidad de abandonar Eurovisión tras el escándalo de los jurados en 2022. (Fuente: TVR)

Es aquí donde entra en juego Theodor Andrei, el representante de este año y ganador por sorpresa del Selecția Națională 2023. En una gala marcada por los problemas técnicos y las puestas en escena básicamente inexistentes más allá del LED genérico de turno al fondo del escenario, el joven artista y coautor de D.G.T. (Off and On) sorprendía a los eurofans haciéndose con una victoria que, en principio, estaba pronosticada hacia temas más profesionales o más folclóricos. ¿Cómo se explica esto?


Aquí tiene mucho que ver el propio Andrei. Entre las 12 candidaturas para representar a Rumanía en Eurovisión, D.G.T. pasaba más o menos desapercibida hasta que llegaron las actuaciones en directo. Fue entonces cuando se empezó a fraguar las condiciones de victoria: el resto de candidaturas contaban o con fallos vocales, puestas en escena inexistentes o simplmente no lograban convencer al público. Theodor Andrei defendió su tema a la perfección con las poquísimas herramientas disponibles (Se llevó a sus amigos como bailarines y dirigió la puesta en escena en solitario y sin presupuesto), y acabó ganando.


Parecería correcto decir que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey, pero esto ni siquiera es cierto. D.G.T tiene poco de tuerto.


La candidatura rumana de este año está pasando totalmente desapercibida en una batalla de gigantes, incluso con la aparente ventaja de actuar en la segunda semifinal. Y es una pena; la canción combina rock, rap y elementos del R&B y blues en un tema que difícilmente tiene un equivalente en Eurovisión. No, gente, no es una copia de Croacia 2018, o de los Måneskin, o de Andorra 2006 por muchas sillas que tengan. Se puede describir algo sin recurrir inmediatamente a otros artistas, eurovisivos o no. No hay que tirar de ellos tan pronto. En vez de eso, es un tema que no funcionaría sin el vozarrón de Theodor y que aprovecha ese sentimiento de desinhibición y liberación juvenil. Vamos, es el típico tema de estar cachondo a los 18 y plasmarlo con tu guitarra aparcada en el garaje.


Theodor Andrei y sus bailarines tras ganar Selecția Națională 2023. (TVR)

Salvando una posible puesta en escena que deje a mucha gente incomodada (aunque Theodor ya ha confirmado que no será la misma que en la preselección), el joven cantante se muestra listo para ir a por todas. Y aquí reside el mayor problema de la candidatura rumana. Él está listo, ¿pero también lo estará la delegación?


Igual que en un proyecto grupal de colegio, universidad o en el trabajo, algo solamente puede salir adelante en condiciones si todos ponen de su parte. Theodor Andrei quiere ir a sorprender y no tiene absolutamente nada que perder, pues las apuestas colocan a Rumanía como un NQ casi seguro. Pero Rumanía sí que ha puesto ya en cuestión si quieren continuar en Eurovisión o no, y en ese sentido, es la propia TVR la que aquí está haciendo de peso muerto. De hecho, el videoclip oficial de la canción ha corrido a cargo del propio artista, y la TVR no ha querido contribuir de la manera en la que sí que lo harían otras emisoras.



Videoclip oficial de "D.G.T", completamente autofinanciado por el artista rumano.

Al menos, parecería que a la TVR no le importa el resultado, si no fuera porque hace poco supimos sobre el "revamp" que tuvo D.G.T, que ahora incluye una parte acústica. De hecho, casi toda la primera mitad ahora es un falso acústico empujado única- y exclusivamente por una sola guitarra y la voz de Theodor Andrei. Una vez acaba el primer estribillo, y casi sin conexión alguna, la canción aumenta su ritmo y vuelve al rock al que estamos acostumbrados. De hecho, en una reveladora entrevista con ESCXTRA en el EiC en Ámsterdam, el artista confirmó por primera vez que este "revamp" sería exclusivamente la versión para Liverpool.


Entrevista de ESCXTRA a Theodor Andrei en Ámsterdam durante el Eurovision in Concert 2023.

Eso sí, no nos engañemos. Para una canción que ya tenía pocas opciones de pasar a la final desde la que se considera la semifinal fácil, el "revamp" del tema es una buena decisión, haya salido bien o mal. Después de todo, hemos esperado con expectación otros retoques a canciones como las de San Marino o Albania, y al final no ha cambiado mucho en ellas. Una decisión que, si bien es respetable, deja ya todas las cartas sobre la mesa mientras que en el caso de Rumanía se pueden permitir algo de maniobra. Incluso si esa maniobra es el equivalente en póker a reemplazar los cinco naipes que tienes en la mano.


Y es que el propio Theodor admite, en su entrevista en Ámsterdam, que la delegación quería, originalmente, que el tema fuera acústico casi en su totalidad. Fue el propio artista quien llegó a un acuerdo con la TVR para crear un producto final compuesto de dos mitades totalmente distintas. El feedback cala. Para que eso ocurra, o él o la delegación han estado atentas a las reacciones al tema. Y la mayoría han sido negativas, sobretodo en cuanto se refiere a su puesta en escena en Selecția Națională. Sin embargo, más allá de la petición de cambiar el tema, la delegación ha dejado a su representante completamente solo, tanto en promoción como en creación de material audiovisual. Y Theodor Andrei está teniendo que apañárselas sin un sello discográfico que le respalde.


Theodor Andrei. La foto no está editada, pues aparece así en la fuente original en la página oficial de Eurovisión. ¿Error puntual o dejadez de la delegación? (Teodora Ungureanu)

Al contrario que con los Piqued Jacks o con Wild Youth, que están defendiendo candidaturas poco populares, Theodor Andrei no es activo en redes sociales. Y, tristemente, eso da vía libre a muchas personas a desgañitarse contra D.G.T. de una manera que no se haría con temas como Like an Animal o We Are One por temor a que venga el artista a meterte un puro (más allá de que no te gusten las canciones o sus puestas en escena). Con Theodor no vemos un comentario gracioso en redes que nos deje claro "lo majo que es". Pero no nos olvidemos que las paredes siempre escuchan. Él, mientras tanto, sigue a lo suyo: demostrando que su poderío vocal es indiscutible, así como su amor al festival. Así lo demuestra su versionado de los temas de este año.


Detrás de cada candidatura hay muchísima gente que lo da todo. Nosotros tendemos a ver a los artistas primero, que luego son los que reciben el palo si no hay buenos resultados. Mia y Dion ya lo están sufriendo, por ejemplo. Con Rumanía no cambia nada, pero quizá sí que haya que valorar hasta dónde puede llegar el talento de una sola persona sin una emisora que se preocupe demasiado sobre cómo quede. Total, solamente tiene 18 años… Pero Theodor Andrei también tiene carisma, fuerza vocal y originalidad. Su directo, pese a quien le pese, es un disco. Y su defensa de D.G.T en el escenario de Liverpool no se parecerá nada a la que vimos en Selecția Națională 2023. Menos mal, hay esperanza.


Theodor Andrei, en su medley de temas eurovisivos de 2023. (YouTube: Theodor Andrei)

O al menos la había hasta que empezaron los ensayos.


El pasado lunes, Rumanía nos mostraba una puesta en escena en su primer ensayo con una aparente falta de dirección artística. En la primera mitad de la canción, en el acústico, a Theodor Andrei le acompaña solamente una pantalla LED con un simplísimo fondo grisáceo con ondas, para luego volverse una cascada de lava en la segunda mitad del tema. Añadido a ello, imágenes del propio Theodor y su bailarina en una pantalla de fondo que, si bien muestra la energía del cantante, lo hace con muy poca cohesión y no ayuda a manifestar la profesionalidad individual del rockero, sino bien la absoluta falta de decisión de la TVR de ensalzar una propuesta que venía herida de muerte a la semifinal y que ha acabado de rematar por su propia desidia antes incluso de empezar los segundos ensayos.


Primer ensayo de "D.G.T.", mostrando los LEDs de fondo. (Sarah Louise Bennett / UER)

Esto se muestra incluso en la decisión de mantener la versión con mitad en acústico, seguramente en contra de la voluntad de Theodor Andrei, que ha tenido que dar rienda suelta a su juventud y su "cachondeo" individual. No sin razón ha tenido que recibir la ayuda de su propia novia, Diana, para que actúe como única bailarina. Algo que, si bien es admirable por el trabajo que está haciendo, no sólo no convence a los eurofans, sino que está empezando a recibir hate. Y es inaceptable que la TVR deje que esto ocurra.


Es lo que ocurre cuando, al igual que en un proyecto en grupo en el colegio, en la universidad o en el trabajo, una sola persona ha de hacerlo todo, incluyendo trabajos que no le corresponden. Que entonces el resultado final no da para un suficiente.

Theodor Andrei y su bailarina, Diana, en el primer ensayo en el escenario de Liverpool. (Corinne Cumming / UER)

Sin ser yo un fan especial de D.G.T (aunque sí que la tenía fuera de mi Bottom 10), la canción nos hubiera podido sorprender con una carambola del destino y una actuación sin fallos aparentes que nos recordaría al campanazo de los Black Mamba en 2021. Pero, incluso en ese caso, así como con Blanca Paloma y José Pablo Polo este año, ambas delegaciones tienen equipos que les llevan a donde están y una puesta en escena sorprendente. Theodor Andrei necesita una delegación que le apoye con ese mismo poder, y a estas alturas, un milagro para conseguir clasificarse. Ahí es donde veremos realmente cuáles son los límites del talento individual del joven rockero.


Volvemos al año pasado y observamos una situación casi parecida, pero con una diferencia esencial. WRS tenía mucha más experiencia en el escenario y ya estaba contratado por un sello discográfico profesional. Si bien la TVR no supo manejar la delegación, el arista tomó todas las decisiones correctas y presentó un "revamp" correcto que convenció al televoto y le llevó directamente a la final. Con WRS vimos un ejemplo de cómo el talento individual de una sola persona (y su equipo más cercano, como los compositores y los bailarines) llevaron a Rumanía a la final.


Ahora, con Theodor Andrei, ocurre lo mismo, pero es el más difícil todavía, sin herramientas, con una puesta en escena que no convence, y sin recursos más allá del dinero del bolsillo del propio cantante. ¿Podría ser una manera única de enseñar el talento individual de Theodor Andrei y atraer votos en una verdadera historia de superación contra todo pronóstico? ¿O será un "cuadro" que llegue a la semifinal ya sin probabilidades de clasificarse?


Actuación en directo de "D.G.T. (Off and On)" en la London Eurovision Party 2023 (YouTube: Wiwibloggs)


Comments


  • Black Twitter Icon
bottom of page